Siguiendo al niño: 9 actividades en torno a los trenes

Nos hemos estrenado en los museos con Monillo, y no podía ser de otra forma que siguiendo sus intereses, y nos hemos animado a pasar una mañana en el Museo del Ferrocarril. Antes de contarte la visita y por qué lo recomiendo para ir con niños, quiero hablarte de la importancia de seguir los intereses de los niños.

María Montessori nos decía “sigue al niño”, y no puede ser una frase más acertada. Siempre la tengo en mente cuando observo a Monillo y me va dando señales sobre lo que necesita en cada momento, que aprendizajes está preparado para adquirir, que predisposiciones tiene y sobre todo sus gustos. Ellos mismos nos van dando la pauta que debemos seguir a la hora de preparar actividades y ofrecer materiales, así como preparar un ambiente que se adecue a sus necesidades e intereses del momento.

 

De esta manera estamos favoreciendo que los aprendizajes que el niño realiza sean significativos, los puede integrar fácilmente en sus estructuras mentales, y los puede aplicar a la vida inmediata.

 

Pues nosotros ahora mismo nos encontramos en un momento en el que Monillo tiene pasión por los medios de transporte, ya reconoce algunos cercanos como el coche, la moto, el autobús, el tren…y en las vacaciones ha descubierto otros como el avión y el barco. Los coches le encantan, no podemos irnos si antes “no ha conducido él”, pero realmente transporte preferido es el tren, y desde hace tiempo nos lo ha hecho saber.

¿Quieres conocer todas las actividades y experiencias que hemos hecho en torno a los trenes? Te lo cuento ahora mismo:

  1. En primer lugar, favorecer experiencias que reales: casi todos los días pasamos por la estación (tenemos suerte de tener una cerca), y observamos los trenes que llegan. Hablamos de lo que vemos, lo largos que son, lo rápido que van,  el sonido característico del tren…vamos ofreciendo conocimientos adaptados a su edad y sus capacidades de comprensión. No se trata de dar una lección de todos los elementos que lo componen, sino ir ofreciendo vocabulario y aprendizajes alrededor del tema progresivamente.
  2. Darle la oportunidad de vivir la experiencia: si ya era alucinante ver los trenes de cerca, no os quiero contar la carita de Monillo cuando monta en ellos, es un poema. Es verlos llegar e incluso tiembla de los nervios “el treeeeeeeeen”. Solo por ver esa emoción merece la pena darnos algún viaje de vez en cuando.

20160825_105831.jpg3. Utilizar la cuerda de la belleza (te enlazo el blog de peque felicidad si quieres crear la tuya): mediante este recurso acercamos con imágenes reales temas de interés del niño. En nuestro caso concreto ahora, sobre medios de transporte.

20160829_1522274. Juego simbólicomediante el juego simbólico el niño recrea experiencias vividas, imita, e interioriza aprendizajes. Nosotros tenemos el tren básico de ikea y a Monillo le encanta. Las vías son fáciles de construir y él colabora, trabajando también así su coordinación óculo manual, y los vagones del tren se enganchan mediante imanes, lo cual es muy sencillo para él, y no necesita ayuda para montarlo. Mediante este juego, introducimos vocabulario y reconocemos elementos que hemos visto en la realidad.

20160830_1007495. Visitar el Museo del Ferrocarril: no ha podido ser más acertada la actividad. Nos levantamos temprano, preparamos algo de almuerzo y nos fuimos en tren (como no podía ser de otra forma jeje). La estación es preciosa, y los peques pueden ver  los distintos tipos de trenes a lo largo de la historia, montarse en ellos y descubrir como funcionan. Ofrecen visitas guiadas que para niños un poco más mayores me parece que están bien, pero Monillo aún es peque y lo que le interesaba era vivir la experiencia. También hay maquetas muy chulas, exposiciones anexas y lo mejor de todo, una sala donde los peques pueden tocar las cajas de mandos (no se como le pude sacar de allí). Para terminar la visita, pues tienes una miniludoteca donde pueden jugar con trenes de juguetes o pintar.

6. tarjetas 3 partes sobre el tren:  Aunque aún no las trabajamos específicamente, me pareció interesante fabricarle unas tarjetas caseras con los elementos más básicos. Con su tren de madera, jugamos a buscar los elementos de las tarjetas (vías, vagones, tunel…), y así nos iniciamos en la clasificación y emparejamientos.20160830_100938

7. escuchar sonidos de transportes y reconocerlos: con esta actividad favorecemos la percepción auditiva, la memoria y la atención y concentración. 

8. caminar por nuestras “vías particulares”: hace tiempo le hice este camino sensorial con texturas, para trabajar distintas sensaciones al pasar con los pies descalzos. Ahora lo utiliza para hacer que es un tren, y ya de paso trabaja su equilibrio.

20160830_164548.jpg

9. hacer trenes con todo lo que se nos ocurre: con pinzas, con los bloques, con la comida, con los cojines, nosotros mismos…¡imaginación al poder!

 

Comparte si te ha gustado y…. ¡puedes seguirnos por facebook aquí y por instagram aquí!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s