Dejando el pañal de forma respetuosa

Os quiero contar en este post como Monillo ha realizado SU proceso de dejar el pañal, de manera respetuosa, sin refuerzos, sin represalias, sin decisiones tomadas por parte de los adultos.  Ha sido un proceso natural,  dirigido por el niño, lo que le ha dado la confianza y seguridad para afianzar su maduración.

Se que estamos en una época de “operación pañal”, y las presiones externas  no ayudan a las familias en este proceso. Así que quería aportar un poco de luz con nuestra experiencia, y de como el proceso se realiza de manera natural si es el niñ@ quien lo guía y no el adulto quien lo condiciona.

control de esfinteres.jpg

En primer lugar, creo que debemos reconocer cuales son los indicadores que nos

indican de que el niñ@ comienza a estar maduro para este proceso, y a partir de aquí, cual es el papel del adulto (como ya sabes, siguiendo la filosofía Montessori, el papel será observar y preparar el ambiente principalmente)

INDICADORES DE MADUREZ

  • Que el niño muestre interés por lo que se hace en el baño
  • Que sea capaz de ndicar cuando se ha hecho pis o caca en el pañal
  • Que esté descubriendo su cuerpo y se interese por el de los demás
  • Que tenga adquirida cierta autonomía para subirse y bajarse la ropa
  • Que pida sentarse en el wc o el orinal
  • Que el pañal permanece seco durante dos o tres horas por norma general

Que el niño esté madurando y tenga cierto control sobre sus funciones fisiológicas no quiere decir que esté preparado para dejar el pañal. Nos está indicando que puede ser un buen momento para preparar el ambiente en el aseo para ello.

¿COMO PREPARAMOS EL AMBIENTE?

Es importante que el niñ@ tenga accesible todo lo que va a necesitar en este proceso:

ambiente preparado-5

  • Orinal o adaptador para wc (nosotros usamos orinal porque para él era más cómodo y se siente más seguro)
  • Pañales y calzoncillos/braguitas a su disposición. Es necesario dejar al niño tomar la decisión de que es lo que desea utilizar, si está dando señales de controlar sus esfínteres y está cerca de alcanzar ese hito en el desarrollo. Sentir que el control es suyo, que está bien si decide usar pañal todavía, o que confiamos en él si elige ropa interior en su lugar. El adulto debe estar disponible recordarle que puede ir al wc si lo desea, y que si lo necesita se le prestará ayuda.
  • Una cesta para la ropa sucia. Incentivar su autonomía a la hora de vestirse o desvestirse, ser capaz de actuar ante cada circunstancia. En este caso el tener disponible un contenedor para meter la ropa sucia si se ha mojado, sin represalias,  sin sermones. El niño tiene que ver un aprendizaje en este proceso, no sentir miedo o inseguridad ante un escape.
  • Papel, toallitas para limpiarse. Dejar que lo hagan por sí mismos les prepara para su independencia en este proceso.
  • lavabo o similar accesible. Un escalón para que lleguen al lavabo, bidé adaptado o lavabo a su altura. El niño está adquiriendo un hábito, y hemos de mostrarle todo el proceso, desde que va al baño hasta lavarse las manos y secarse. El cuidado de uno mismo es parte esencial en la conquista de su personalidad.
  • ambiente preparado-3
  • Cuentos sobre el proceso: Esto es a elección de cada familia. Hay quien prefiere que no haya distracciones en el proceso, y quien le parece un buen apoyo. Puedes elegir ponerlos en el aseo, o bien en su biblioteca. Nosotros los teníamos en el aseo y a veces los ojeaba sentado. Otras veces se lo llevaba a su habitación. Sigue al niño si tienes dudas ;).  En casa hemos utilizado:

¿QUE PAPEL TIENE EL ADULTO?

Además de preparar el ambiente, y observar al niñ@ en su proceso para ayudar en su proceso desde una posición siempre secundaria…

  • Ayudar a fomentar su autonomía: una de las ayudas es cambiarle de pie el pañal. El niñ@ tumbado no puede observarse, no participa en el proceso de cambiar el pañal, no interactúa de manera activa. Desde la posición de pie, y preferiblemente ante un espejo, el niñ@ tiene otra perspectiva de su cuerpo. El adulto al cambiarle, está a su altura, hablando con él, explicando que está sucediendo ” Mira, el pañal está seco” “¿quieres quitar tu el pañal?”, el niñ@ puede colaborar activamente y ser consciente de lo que sucede. Del mismo modo animarle a cambiarse solo de ropa, dándole la ayuda precisa sin pasarnos.
  • permitirle decidir: como dijimos anteriormente, hemos de confiar en el niñ@ que se está preparando para dejar el pañal. No debemos tener prejuicios, no debemos caer en el típico “ay ya te has mojado, ahora hay que cambiarte”, podemos cambiarlo por ” ¿necesitas que te ayude a cambiarte de ropa?” Ante todo, debemos cuidar la autoestima del niñ@, y su confianza en sí mismo. Del mismo modo, si el niñ@ pide volver a poner un pañal, no debemos frustrarnos y pensar “vamos para atrás”, es un indicador de que el niño aún no se siente seguro de dejarlo, lo hará más adelante.
  • Cuidar el ambiente: debemos preservar el orden y la coherencia en su ambiente, cuidando de que cumpla con todas las necesidades con las que el niñ@ se va a encontrar en el proceso de dejar el pañal. Aquí puedes ver como preparamos el ambiente en el aseo.
  • Respetar los ritmos: No hay una época para quitar el pañal, ni una edad estipulada. El proceso suele darse entre los 18 meses y los 4 años, cada niño nace en una época del año, así que no pensemos que a todos hay que quitarlo en verano.
  • No sentarle cada dos por tres. No es necesario sentar al niño en el wc “`por si sale algo…”. Eso es adiestramiento. El niñ@ irá al wc cuando lo necesite. Siempre podemos preguntarle de vez en cuando, o cuando vayamos a cambiarle el pañal y veamos que está seco. Pero es una invitación. El niño debe saber que puede usarlo cuando el lo necesite, no que alguien le llevará a ver si sale.
  • Evitar el condicionamiento mediante premios, recompensas y castigos: Un proceso madurativo no se adquiere para conseguir algo a cambio. Si el niñ@ está preparado no necesita más incentivo que sentirse preparado, que descubrir que puede dar el paso, que observar como tiene el control sobre su cuerpo. Los adultos a veces distorsionamos la motivación interna del niñ@ en procesos de este tipo, y no disfrutamos de acompañar sus procesos.

Nosotros hemos seguido todos estos pasos, y ha sido el peque quien nos manifestó su deseo de no llevar pañal. Aunque a nosotros nos parecía temprano, confiamos en él. En menos de una semana dejó por su propio pie el pañal por completo. Se ha sentido seguro, él tomó la iniciativa, nosotros observamos y estamos disponibles.

SI TE HA GUSTADO EL POST, COMPARTE 🙂

¡CUENTANOS TU EXPERIENCIA!!

Si quieres seguir otros post como este sígeuenos en facebook y en instagram. Ah! y no te olvides de suscribirte a nuesta NEWSLETTER gratuita y descargarte nuestro e-book!

nature

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s