De niñ@s y etiquetas ¿Existen niños buenos y malos?

Últimamente Monillo nos da muestras de estar confirmando su carácter, afianzando su personalidad, y esto conlleva momentos críticos d explosión (rabietas, tozudez, enfados, frustraciones…) o no, según queramos mirarlo. Está a punto de cumplir los dos años, y el bebé precioso y regordete que hacía que a todos se nos cayese la baba, el niño bueno al que todos le aplaudían con cada logro, empieza a ser un niño, un niño que comienza a expresarse, que comprueba sus capacidades y asume retos, que tiene una seguridad en sí mismo  que ya la quisiera yo para mí, un niño que observa e imita, un niño que descubre el mundo. Y descubrir el mundo conlleva dar pasos que en un mundo pensado por y para los adultos trae consecuencias no deseables para un NIÑO curioso, inquieto, con ganas de aprehender el mundo, un NIÑO NORMAL, como todos los niños y niñas del mundo. Estos niños se enfrentan diariamente a un sinfín de calificativos (bueno, malo, desobediente, cochino, hiperactivo, desordenado, vergonzoso, parado, pegón, tranquilo..  y así podríamos seguir un rato). Pero, realmente los niños y niñas son así? Llevan consigo estas etiquetas, estos caracteres forman parte de su personalidad en proceso. Pues tengo la certeza de que no. Creo cada vez más profundamente que somos los adultos con nuestros ritmos, actitudes y el entorno quienes favorecemos que resalten estas formas en los niños y niñas. Además estas designaciones que para nosotros no tienen importancia alguna, condicionan el comportamiento del niño (el niño piensa que él es así y por tanto no puede cambiar)Pero no vengo a reprochar a la sociedad estas consecuencias ni mucho menos, si no a dar una visión diferente a la infancia, darle la vuelta a la tortilla y animaros a dejar a los niños ser niños, y entender sus necesidades. Y ¿Como hacemos todo esto?

EVITANDO PONER ETIQUETAS A L@S NIÑ@S

  1. NO TE CENTRES EN SU PERSONA SINO EN EL ACTO:¿Habías pensado que en lugar de decirle “Eres malo, no se pega” podemos cambiarlo por “Eso que has hecho hace daño, a mamá/papá le gustan los beso, ¿me das uno?” No es lo mismo calificar a la persona que calificar un acto. Cuando calificamos el acto enviamos el mensaje de que se puede rectificar, todos nos equivocamos pero podemos solucionarlo. Sin embargo al decir a un niño que es malo, le estamos haciendo ver que eso es parte de él y no puede cambiarlo.
  2. Evita el NO. Cuando utilizamos demasiado el NO en nuestro día a día deja de ser una palabra con su sentido, por el contrario despierta en el niño un deseo hacia lo prohibido (¿piénsalo, cuando nos prohíben algo sentimos más deseos de hacerlo). Si nos encontramos que decimos demasiadas veces No al niño,es posible que debamos pararnos a observar el ambiente. Seguro que hay demasiadas cosas que igual no deberían estar a su vista, y cambiarlas por objetos susceptibles de investigar. El niño gana en autonomía, satisface su necesidad exploratoria y nosotros no vamos detrás de él regañándolo por tocar lo que no debe. Obviamente a veces es necesario decir No, y es en esos casos en los que hay que mantener la firmeza de la norma, dándole consistencia a la palabra y explicándole el motivo de la negación. Por ejemplo, ” No podemos cruzar la calle corriendo sin mirar, te puede pillar un coche” Con niños hasta 3 años, es difícil que nos comprendan, pos eso es mejor muchas veces desviar la atención hacia otro punto de interés en lugar de estar continuamente diciendo NO.

pirineos-2-de-2

  1. CONFÍA EN SUS POSIBILIDADES:  Muchas veces nos adelantamos al niño diciendo “te vas a caer” y en efecto, el niño pierde seguridad en si mismo, duda y se cae (y luego igual encima recibe reprimenda). Es mejor estar disponible y si vemos que pide ayuda dársela, y si no hacerle saber que estamos ahí, pero que él puede hacerlo. (este punto me recuerda a los niños en los parques con adultos corriendo tras ellos…merece otro post)

 

pirineos-1-de-2

  1. FOMENTA SU AUTONOMÍA: Un niño que puede desenvolverse autónomamente en su entorno es un niño calmado, seguro, e independiente. Es muy sencillo poner a su disposición un perchero para que cuelgue su chaqueta, un cajón con una botella de agua y alimentos para poder cogerlos cuando tiene hambre, enseñarle a ponerse los zapatos en lugar de ir detrás haciéndolo por él. Un entorno donde todo está por y para los adultos es muy frustrante. Un niño que no puede hacer nada solo sin pedir ayuda, acaba por utilizar la tiranía en lugar de intentar valerse por si mismo. Solamente se trata de observar que puede llegar a hacer solo, y facilitárselo.

20160905_105940

  1. FAVORECE LA MOTIVACIÓN INTRÍNSECA (DESDE QUE SON PEQUEÑOS): Los adultos tenemos una necesidad de competencia muchas veces inconsciente, porque hemos crecido con ello, y se lo transmitimos a los niños. En muchas ocasiones nos vemos pidiéndole un beso al niño para darle otra cosa a cambio, ofreciendo regalos si se termina la comida, pegatinas si hace pis en el wc…todo ello son motivaciones externas que hacen al niño que cada vez le de menos importancia a la satisfacción interior y se deje guiar por lo que le darán a cambio. Genera en él un sentimiento de competitividad, una necesidad que le engancha a querer más, pero le da igual lo que está haciendo para conseguirlo.  (esto también merece otro post) Entonces aparecen los caprichos, las rabietas, la tiranía, y los consecuentes calificativos.Centrarnos en lo que el niño está realizando en lugar de premiar su resultado, le ayudará ser consciente y tener una motivación interna en todos los procesos que realice, en lugar de moverse por caprichos.

085

 

  1. SON NIÑOS: Nosotros podemos llevar a cabo estas propuestas que sin duda ayudan a generar un ambiente tranquilo y seguro para el niño, pero ellos están descubriendo el mundo y sobretodo construyendo su personalidad. Utilizar calificativos personales en sus acciones, condiciona su comprensión hacia sí mismo, distorsiona su identidad personal. Si en lugar de poner etiquetas nos centramos en hacer este mundo un poquito más apto para ellos, si observamos sus necesidades y les permitimos ser independientes, si les escuchamos y somos figuras disponibles, si creamos límites concisos que son capaces de entender y TODOS  los cumplimos, les estamos ayudando a conocerse a sí mismos y construir su personalidad libre de interferencias externas.
  2. 20161029_185407

 

¿Qué piensas sobre las etiquetas y calificativos en los niñ@s? ¿Se te ocurren más opciones para evitarlaras? Te espero en los comentarios para reflexionar sobre ello.

Nos quedan unos días para votar en  Los premios Madresfera 2016, ya sabes que estamos nominados y solo con eso ya nos damos por satisfechos. Soy consciente de que hay muchos blogs magníficos con los que no podemos competir, pero oye, si subimos unos cuantos puestos más sería maravilloso! Si aún no has votado, solo te llevará dos minutillos y seguiremos subiendo en la lista, y nos conocerá más gente a la que poder inspirar con nuestras experiencias ¿Nos ayudas?

VOTANOS AQUÍ Y NO OLVIDES CONFIRMAR EL CORREO PARA QUE EL VOTO SEA VÁLIDO

recuerda que seguimos en facebook y en instagram si no quieres perderte detalles del día a día de Monillo en casa!

http___signatures-mylivesignature-com_54494_341_bd6e4555c44d503fc58766ccdf87c9ed

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s